Creado en Martes, 22 Octubre 2013

Angélica Andrade, confesiones de una adicta a las cirugías

adicta cirujiasBuscó el camino más fácil,el mismo la llevó a sufrir graves consecuencias.

¡Quería ser perfecta! Así que con solo 18 años entró al quirófano por primera vez para realizarse una rinoplastia. Sin embargo, no quedó conforme y se practicó otras cuatro cirugías hasta lograr la nariz que soñaba. Visitar al cirujano se le convirtió en una obsesión; se veía imperfecciones por todos lados.

"La primera vez me quedó como una montaña y se me inflaban cada rato los cartílagos".

La ibaguereña, que se dedicó al modelaje y ha participado en unitarios de series como Mujeres al límite y Tu voz estéreo, no tiene ningún pudor en contar que ya lleva una docena de intervenciones estéticas.

¿Cuánto dinero ha gastado?

Mucho...

¿Cómo ha pagado todas sus cirugías?

La primera me la pagó mi mamá. Luego, con mis trabajos de modelaje me las pagaba yo; pero la mayoría fueron canjes de publicidad con cirujanos y esteticistas que me las hacían a cambio de que fuera su imagen.

¿Qué dice su familia?

Cuando mi mamá se dio cuenta de que ya lo estaba cogiendo como deporte, se molestó mucho.

¿Se obsesionó?

Yo quería tener un cuerpo perfecto. En eso influye mucho el mercado, que nos impone modelos de belleza. Para cumplir con esos parámetros recurrí al camino más fácil y luego me di cuenta de que no era necesario, pues muchas cosas se logran con ejercicio y buena alimentación.

¿Se arrepiente?

No, porque las disfruté, trabajé, gané dinero, viajé... Pero hoy creo que no es necesario pasar por todo eso para conseguir la perfección.

¿Cuándo fue su último paso por el quirófano?

En noviembre pasado; pero fue una cirugía reversiva a causa de unos biopolímeros que me pusieron en la cola que me estaban haciendo daño y tocaba sacarlos.

¿Cuándo piensa parar?

Ya lo hice. En el 2004 paré, pero a los cuatro años volví a caer, precisamente con la cola. Una cirugía que nunca debí practicarme porque no la necesitaba. Me dejé influenciar por una amiga que me decía que yo no tenía cola y debía ponerme un poquito. Accedí porque eran solo unas inyecciones que no obligaban a pasar por un quirófano. Fueron demasiado dolorosas; además luego me enteré de que me pusieron unos biopolímeros, y fue un drama. Con eso ‘quedé curada’. ¡No quiero ni una cirugía más!


Vivian Tatiana Martínez

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
28 de marzo de 2013
Autor
Vivian Tatiana Martínez

 

Contacto

Dirección: Calle 99 Nro 47a - 33
Barrio La Castellana
PBX: 602-0888
Celular: 3173732933 
E-mail: info@demlaser.com
Bogotá-Colombia

            siganos   FB icon  twitter icon        Aceptamos todas las tarjetas de credito

tarjetas de credito2

Desarrollado por:  Tecnología C y C    ||     Dékiru-D